Encontramos en Milán este delicioso bistro llamado Pisacco, concebido en su creación con un énfasis en la comodidad. Esto se ha logrado por eliminar de su diseño cualquier sensación de pretensión o exclusividad, este local es verdaderamente un lugar donde todo el mundo puede disfrutar de la pasión y la creatividad que hay detrás de él.  
Esta dividido en dos partes, la de restaurante y la de bar y estas se diferencian claramente en su decoración. Uno de sus puntos fuertes es la iluminación y la bóveda de ladrillo. Sin duda un local genial.








Imágenes: Yatzer
 
Top