Me encantan este tipo de apartamentos. Todos los de aire escandinavo están llenos de encanto, fantasía y un estilo único.

Hay algo en su interiorismo particular, pintoresco, excéntrico y rústico y al mismo tiempo moderno y minimalista. Es una mezcla de muebles de Ikea con otros rescatados de la abuela, piezas vintage y antigüedades, todo se fusiona dando como resultado estos fantásticos diseños.









































Una vez mas blanco puro con toques de color. Resulta muy diferente y sobre todo hay que apreciar la sobre-abundancia de los interiores de madera blanca, con el colorido fondo de la pared empapelada de flores. Me parecen especialmente destacables la pequeña terraza aprovechada al máximo y la habitación del bebe. ¿No os parece?















































 
Top