La estampación consiste en transferir mediante presión una imagen desde una superficie saliente e impregnada en pigmento, a una hoja de papel, tejido u otro material.

Hay muchos medios y formas de hacerlas, pero el que mas me llama la atención es el frutas y verduras. Yo aprendí con Barrio Sésamo a hacer estampaciones con patatas, pero se pueden utilizar otros muchos vegetales y frutas. El efecto es cuanto menos original, y dependiendo del tipo de pintura (para telas, para papel, etc...) podrás usarlo en diferentes soportes.







Algunos ejemplos, manzanas, champiñones o apio....y por supuesto patatas, el proceso con este ultimo es sencillo, se talla un sello con la forma que queramos y se puede decorar de todo. Otra idea es utilizar una manzana y permitir que su forma natural sea el motivo decorativo dominante. Simplemente se corta la manzana por la mitad de arriba a abajo, se presiona el lado de la carne es contra un papel de cocina para absorber el exceso de humedad, y se cubre ese lado con tinta en el color que queramos.









Este diseño se puede utilizar en prácticamente en cualquier superficie y se pueden hacer desde bolsas de algodón para la compra, cuadernos, tarjetas.... Igual pasa con el resto de los vegetales y frutas. Es imprescindible, dejar secar bien la pintura y después fijarla con la plancha, poniendo un paño encima. Si aún disfrutáis de tiempo libre esta es un actividad que resulta muy divertida para hacerla con niños, así que ¿a que esperáis para poneros manos a la obra?











 
Top