Esta casa tiene una pinta realmente estupenda. La construcción original data de 1925 y sin duda ha supuesto todo un reto su reforma, pero el resultado ha sido realmente estupendo. El proyecto fue realizado por el estudio 2Arquitectos y en el se perseguía un doble objetivo: aumentar de forma extraordinaria la luminosidad en la planta baja y recuperar un patio sin uso, abandonado. Para ello, su suelo se elevó hasta quedar a la misma altura del resto de la casa; se acondicionó y se decoró para que fuera un ambiente más de la vivienda. Ahora, las puertas de grandes dimensiones hacen tan fluida la circulación entre interior y exterior, que el patio es el salón durante la temporada estival.
No perdáis detalle del magnífico pavimento original hidráulico, de la mezcla de estilos colores y tendencias. A pesar de su extrema sencillez esta casa ya esta entre mis favoritos.














Imágenes: Micasa

 
Top