En un Edificio del S. XIX encontramos estta maravillosa casa situada en el barcelones barrio de Gracia. Su propietarios son Valerie de Marotte y Vicenç Boned, propietarios de la galería Tagomago, una galería donde se exponen tanto artista emergentes como otros que ya gozan de un recocido prestigio y se realizan eventos y cenas en petit comité con fotógrafos, compradores y periodistas del mundo del arte. 

Ambientes amplios y luminosos, distribuidos de forma fluida. Aunque se realizaron algunas reformas para adaptar el espacio a sus nuevas funciones, elementos como la altura de techos, las decorativas escayolas, las paredes con molduras de algunas de las habitaciones, las puertas acristaladas o la tarima de madera muestran el carácter señorial de esta elegante casa parisina. Sin embargo, a pesar de su belleza, la estructura cede con sencillez el protagonismo a la muestra fotográfica repartida, de forma magistral y sin excepción, por las paredes y suelos de cada una de las estancias de la casa, dando lugar a una interesante mezcla de arte contemporáneo y arquitectura clásica. 
En cuanto al interiorismo, al igual que ocurre con las exposiciones, también reina el mix y la temporalidad, ya que a los galeristas les encanta renovar el mobiliario y cambiarlo de lugar con frecuencia. Materiales diversos –mármol, madera o escayola– se combinan con una decoración que no atiende a ningún estilo específico y que tampoco resta atención visual a la obra fotográfica, resaltada, eso sí, con un sistema de iluminación pensado para cada espacio. Adquiridos en diversos viajes, mercadillos de antigüedades o tiendas con piezas vintage e industriales –como la chimenea de hierro procedente de El Mercado de las Pulgas o las sillas indias del comedor adquiridas en Luzio–, los muebles han sido elegidos bajo una de estas dos premisas: la busqueda del confort o la singularidad.














Imágenes: Nuevo Estilo
 
Top