Ubicado en una fila de casas, semi-idénticos-del siglo 18, en una tranquila calle iluminada por el sol en Camberwell, vive la modelo Erin O'Connor desde hace más de seis años. 
La mayor parte de sus pertenencias son originarios de diferentes partes del mundo: una bañera de hierro de baño de un mercado de pulgas en París, persianas vintage de Ghana, telas de tapicería de la India, Marruecos y China. Su casa nos transmite una especie de descuidada elegancia que consigue cautivarnos y que huye de la monotonía.













Imágenes: Tales of Endearment

 
Top