Conocida como Fallingwater, en inglés, o casa Kaufmann, es considerada un emblema de la arquitectura del siglo XX, y obra maestra de Frank Lloyd Wright, según algunos autores el mejor arquitecto Norteamericano. Ubicada en Bear Run, Pennsilvania (Estados Unidos), se diseñó entre 1934-1935, y se construyó durante 1936-1937.

La Casa de la Cascada se ajusta a los principios de “Arquitectura Orgánica”, destacados por Wright, que radican en integrar en una unidad -edificación- los factores ambientales del lugar, uso y función, materiales nativos, el proceso de construcción y el ser humano o cliente. Frank Lloyd Wright pidió un estudio topográfico de la zona alrededor de la cascada, y abarcó todas las rocas, árboles y curvas de nivel. Luego, creó un nuevo mapa en el que detallaba el diámetro de los troncos de los árboles y la especie correspondiente.

Se ubicó la casa sobre un terreno con abundancia de rocas a nivel del suelo, que se usaron como cimientos del edificio, algunas sobrepasan el ancho forjado de la primera planta, y se asoman junto a la chimenea. El relieve del área es levemente accidentado, con un bosque de árboles caducifolios casi virgen, ya que existe un solo camino peatonal que lleva a la casa. Se extrajeron rocas del terreno del lugar, para formar las mamposterías de la parte baja de las fachadas, ubicadas allí para componer una progresión desde la roca natural del suelo hasta el hormigón de las partes altas. Las formas ortogonales de los voladizos y paredes, son otro detalle contrastante, y permiten imponer la casa como “arquitectura”.



Así el edificio mantiene una relación con el entorno, alcanzando la adaptación y respeto al medio ambiente. Una importante porción de la casa está en voladizo, encima del arroyo, tanto que las dos plantas de la casa se desarrolla horizontalmente con prominentes terrazas y voladizos. Aunque hay un centro que se extiende en forma vertical, donde se ubica la chimenea, con ventanas extendidas verticalmente que pasan de una planta a la otra, dejando ver los forjados. A este núcleo vertical se lo llama el “corazón” de la casa.
El interior de la casa se destaca por la particularidad de la distribución, ubicación y acabados de las habitaciones. Así, las paredes de la sala de estar, y las del resto de la casa, son iguales que las externas, con partes de mampostería de piedra del lugar. El techo con un diseño que envuelve las lámparas incorporadas en él, y diseñadas especialmente para la casa, más lo suelos en piedra marrón, y la cocina, con muebles diseñados por el mismo Wright en exclusividad para esta casa, como el resto de su mobiliario, constituyen elementos distintivos de la construcción. La casa cuenta también con una piscina propia en el exterior.



La Fallingwater, fue la casa de campo para la familia Kaufmann desde 1937 a 1963. Al morir el matrimonio Kaufmann, el hijo la vendió a la Fundación Frank Lloyd Wright, al no poder asumir los impuestos elevados que implicaba el edificio. Actualmente es un monumento nacional en USA, funciona como museo y pertenece a Western Pensilvania Conservancy, y desde 1964, cuando se abrió al público, ha recibido cerca de cuatro millones de visitas, según datos de julio de 2006.

Diseñada para la música de la cascada…para quien le gusta oírla. De hecho, el sonido de la cascada se escucha desde cualquier punto de la casa.

 
Top