Seguimos nuestro particular recorrido veraniego. Hoy visitamos Casa Olivi, se encuentra en Treia, el corazón de Marche, la nueva Toscana. La reforma fue llevada a cabo por los arquitectos suizos Markus Wespi y Jerome de Meuron y duró cuatro años. 
El exterior se ha conservado tal cual era, ya que el edificio está protegido por la Administración Italiana de Cultura e Historia, pero el interior ha sido completamente reformado con un estilo lujoso, cómodo y minimalista. La casa de dos plantas dispone de 11 plazas repartidas en 5 habitaciones, 4 en la casa y uno en la casa de huéspedes independiente. Todas las habitaciones disponen de baño privado y aire acondicionado. Destacan las piezas del mobiliario de diseño, de diversa procedencia que se encuentran por toda la villa.  
En la parte sur de la casa, hay una gran terraza con pérgola, mesa de comedor para 12 personas, cocina exterior, además cabe destacar la impresionante piscina infinita. 
La casa goza de una privilegiada posición panorámica con una vista de 360 grados sobre el paisaje,  e incluso tiene un terreno con olivos, por no decir que se encuentra a tiro de piedra de el mar Adriático. 
Si aun no tenéis fijado un destino vacacional este puede ser uno mas que interesante.

















Para más información podéis visitar su web Casa Olivi
Imágenes: Hannes Henz
 
Top