Cada vez quedan menos días para que acabe el verano y como no es cuestión de que nos pongamos pesimistas, mientras podamos vamos a seguir disfrutando de casas hermosas, donde olvidarnos de todo. Hoy nos vamos a Comporta, Portugal. Allí encontramos la marvillosa casa de verano de la diseñadora Pequenina Rodrigues, que se enamoró de la belleza natural de los alrededores y construyó una casa que está fuertemente ligada a la naturaleza. 
El resultado es una impresionante casa-cabaña con mucha madera, techos de paja, paredes pintadas de blanco con detalles en azul klein que son realmente preciosos.















 
Top