En un edificio del S. XIX que era una antigua fábrica de sombreros de paja de Estocolmo, encontramos estos impresionantes apartamentos que van de uno a tres dormitorios. Este es un maravilloso ejemplo de cómo crear un ambiente acogedor, cálido, un interior habitable, moderno, incluso con cierto toque clásico, que se puede lograr al alejarse de la típica selección de materiales, y conseguir algo mas dinámico y atrevido con la carpintería por ejemplo, toda negra. Claro, que ayuda mucho al interiorismo cuando se tiene como base un edificio de tan bellas características.











Imágenes Vía: Strahattfabriken

 
Top