El suelo de tarima armoniza con el techo techo y la paredes también de madera pintada en blanco. Una base de tonos suaves junto a otros que dan carácter y que potencian la característica luz natural de la costa australiana. Una cabaña ideal en la que poder retirarse a descansar.










Imágenes: Homelife

 
Top