Esta casa es de esas que te dejan sin respiración, su origen se remonta a mediados del S. XIX y está situada en Londres. Me encanta por lo despejada que está, por el uso principal del blanco en que hay ráfagas de color intenso.
Hábilmente decorado, compensa la tradicional arquitectura georgiana, con elementos modernos haciendo que la combinación sea perfecta.










Imágenes: NYTimes
 
Top