La idea, que surgió antes de la caída del muro, estribaba en construir un pequeño hotel en Berlín donde los artistas y amantes del arte pudieran vivir y trabajar, donde se compusiera música y que fuera un lugar de encuentro. Ubicado en uno de los lugares más cautivadores de Berlín, la gente suele describir este hotel como una "galería donde se puede dormir".









Se encuentra exactamente donde confluyen las corrientes más importantes de la política, de la cultura, de los medios de comunicación y de la economía. Con vistas al Reichstag y a orillas del río Spreee, el hotel está a tan sólo unos minutos a pie de la Friedrichtraße, del paseo Unter den Linden y de la Puerta de Brandemburgo.






El hotel es un conjunto formado por un palacio clásico de 1825, que fue clasificado monumento histórico, y por un edificio anexo, erigido en 2003. Tiene 50 habitaciones, un lobby espacioso y una sala de exposiciones destinada a eventos artísticos.





Todas las habitaciones han sido decoradas por artistas diferentes. El conjunto de la habitación responde a una concepción artística. De este modo, cada estancia constituye una pieza única. El rasgo común a todas ellas es la gran calidad artística del concepto y de su realización. Las esculturas que decoran la entrada del hotel y las frases que van subiendo por las escaleras acompañan al huésped.







http://www.luise-berlin.com/
 
Top