La mesa de centro es un elemento multifuncional. Hay quien la utiliza únicamente para poner sobre ella adornos, pero la realidad es que puede cumplir muchas otras funciones, además de ser una superficie plana con cuatro patas, puede ser muchas más cosas.







La mesa de centro puede llegar a ser el elemento que aporte personalidad y estilo a tu salón. Los orígenes de este mueble se remontan al año 3000 a.C., época de las antiguas dinastías egipcias. De este tiempo datan dibujos y bajorrelieves en los que se representaba a dioses, reyes y personas sentados alrededor de una mesa comiendo, escribiendo o realizando algún ritual religioso.







Al principio esta pieza era rectangular y marcaba situaciones de privilegio (el que presidía era el lider), dice una leyenda que el rey Arturo inventó la mesa redonda para sentarse con sus amigos, a los que trataba como iguales. Con la llegada del siglo XIX, cuando la alta sociedad ya no se reune solo a comer, sino a conversar, las mesas pierden altura hasta convertirse en la estética actual, tan indispensable en cualquier salón.







Una de mis clásicas favoritas es la Laccio de Marcel Breuer, una de las mas copiadas de la historia. Pero sin duda, me inclino por las de estilo vintage, me encantan!!!!









 
Top