Si hace poco os mostraba la Serie 1950 de Fontini, como retrospectiva a una prolongada tradición de diseño, Duravit ha diseñado la serie 1930 en condiciones idénticas.
El patrón fue un modelo que ya en los años treinta había sido un éxito. Para Duravit este nombre no solo denomina la serie sino es también una indicación a los años treinta y una de mis épocas favoritas la de la Bauhaus. Esta institución fundada por Walter Gropius en el año 1919 tenía como meta crear una unidad de arte, ciencias, conocimiento de materia y técnica. Todavía hoy su influencia en la arquitectura y el arte es palpable en la nueva pieza de la serie, la bañera empotrada.



Su forma, octagonal, define el diseño de los lavabos disponibles en las medidas: 60, 70 y 80 con su correspondiente pedestal. Los inodoros y bidés en versiones de pie y suspendido con la cerámica y tapa octogonal.
La bañera se caracteriza porque su interior es octogonal y la parte externa es rectangular, con una medida de 180*80, como bañera biplaza ofrece un espacio confortable para dos personas y que a su vez se puede equipar con la técnica de hidromasaje más moderna. Desde los toalleros y los espejos hasta la jabonera y el soporte para el vaso, completa esta serie. Los acabados pueden ser en cromado y latón pulido.

 
Top