Esta casa se encuentra en Nacka, al oeste de Estocolmo. Está construida a partir de varios módulos prefabricados en un marco de acero y fachadas de cristal y aluminio procesado. Me ha llamado mucho la atención que es una casa como las que hay en las estaciones polares, ya que aguantan muy bien el frío.





La fachada de la casa no sólo ofrece unas vistas increíbles del lago, sino también a la terraza y una piscina maravillosa, de color azul mar con el agua hasta el borde. Además esta casa es totalmente eficiente energéticamente.






Me encanta la combinación de los textiles, con el blanco puro de las estancias, son detalles simples que añaden interés a la pieza en particular. Es como si todo fuera un lienzo en blanco, paredes, suelo, techo y se le hubiesen dado trazos de color.



 
Top